martes, 11 de enero de 2011

Some cool stuff

Es el primer post del año, (y me he tardado mucho en escribirlo porque joder, me queda grande el blogger jajaja) y a proposito del documental que ahora mismo veo por natgeo (de latinoamerica) queria hablar sobre una de mis gratas aficiones: los libros de vampiros. todo gracias a la influencia de una amiga, que me habló del fantastico mundo de los vampiros; luego ella me comentaría que nunca había leido un libro sobre ellos porque se los tenían prohibidos.

A mi, también me los prohibieron, por lo menos al principio. Pero bueno, pongamoslo asi: estaba en el colegio todavía, era ya de por si algo spooky and gloomy; y mis padres pensaba que estaba loca (de hecho lo estoy, tuve una serie de episodios que no voy a comentar ahora). Era hora de volcar mi creatividad sobre algo en consiso.

Además los vampiros eran geniales tenían todo lo que yo siempre quise ser: hacian las cosas porque querían, eran peligrosos, les temían, eran monstruos, eran Bela Lugosi, eran Cristofer Lee eran todo lo que yo quería ser.

Por desgracia no existía Edward Cullen para que les dijera a los padres que los vampiros no volverían un loco a tu hijo (como aquel chico que mató a los padres de su novia obsesionado por vampiro la mascarada) sino que les enseñaria a tener sexo después del matrimonio, a ser responsables y buenos cristianos (no hacen eso los verdaderos vampiros, pero al menos logra que no los censuren tanto aunque ¿quien sabe?). Asi que los vampiros eran tema prohibido en casa. Todo para mí eran cruces de Ank que jamás podría ponerme so pena de que me creyeran satánica, libros que no podría comprar, gente genial con la que no podría reunirme nunca.

No podía acceder al internet (por lo menos en casa) asi que no había modo de llegar a los vampiros. Escribí sobre ellos mucho, inventandoles fantásticas habilidades, dandoles distintas edades, etc.
Cuando pude comprar mi primer libro de vampiros (fue el beso de plata, que era publicado por una editorial que también publicaba libros para niños ¡bingo!)



(lo ven abajo de la foto, la caratula roja con la cruz perdón por la baja calidad de la foto jejeje)
Luego llegué a Drácula (ironicamete el más barato de todos) y a la saga de anne rice (son ediciones de bolsillo, eran las más baratas y las que mis ahorros que eran pocos me permitían comprar) religiosamente guardaba el dinero, para comprar de a un libro. Tanto asi que llegué a poder comprar dos por año (que era pues la mejor cosa del mundo, porque era más de lo que podía imaginar comprar). Claro que mi papá me molestaba por comprar eso, que vampiros, que muerte que bla bla bla. ¡pero soy feliz papá! ¡soy feliz!

En el colegio me volví la niña vampiro, ¡no ponía cuidado en clase! leía avidamente mis libros una y otra vez (los primeros están jodidamente gastados) haciendo listas de las referencias historicas que hacían, de las citas de las que hablaban, de las carácteristicas que les daban.

leía en voz alta los libros en el descanso, para que mi amiga los leyera también. Nos regodeabamos, nos negaron los libros de alquimia y brujas pero a los vampiros no nos los pudieron quitar.

Leímos a varney el vampiro, con su aliento hediondo, nos reimos con Lestat, soñamos con Armand. Era fántastico.







Y ahora veo hacia atrás, aún sigo comprando libros (los más recientes Vampyr y guardia de media noche); y sigo pensando que soy feliz. releyendo los libros, mios muy mios. Se los daré a mis hijos! de eso estoy muy segura.


También me he encontrado alguien maravilloso que me ha regalado las dos cosas que atesoro más en el mundo: la pelicula de Drácula de bela lugosi, el comic de Drácula y otros comics de Blade y Coven.


¡Sueño con mi dreamdress de Baby: the vampire requiem! lo necesito T_T pero no tengo dinero ni paypal T_T (se que pasará como los libros, a penas pueda llenaré todo el closet de brand y todas las versiones de este print, el vampire forest y los print vampirezcos de moi meme)















No hay comentarios:

Publicar un comentario